Home / Historia / Si tu apellido aparece en esta lista es posible que tengas origen Judío Sefardí

Si tu apellido aparece en esta lista es posible que tengas origen Judío Sefardí

Según algunas evaluaciones, al menos una cuarta parte de la población española tiene ascendencia judía y proviene de los sefardíes que optaron por permanecer en el país tras la expulsión masiva ocurrida en 1492. Si tu apellido aparece en esta lista es posible que tengas origen Judío Sefardí

En este artículo les vamos a contar un poco sobre Historia. Si tu apellido aparece en esta lista es posible que tengas origen Judío Sefardí
En este artículo les vamos a contar un poco sobre Historia. Si tu apellido aparece en esta lista es posible que tengas origen Judío Sefardí

También te podría interesar: ¿Cuál es el apellido más común en Argentina? El estudio que reveló su historia

Si tu apellido aparece en esta lista es posible que tengas origen Judío Sefardí

La mayoría de los judíos alrededor del mundo no adoptan apellidos de origen hebreo. Existe un conjunto específico de judíos, de gran importancia y extensión. Aproximadamente 3,5 millones de individuos en todo el globo, que se originan en nuestro país. Si tu apellido aparece en esta lista es posible que tengas origen Judío

Estos son los descendientes de la diáspora judía que arribó a la Península Ibérica durante el período romano. Esta comunidad de judíos permaneció en Sefarad, término en hebreo que se refiere a España.

Hasta que, el 31 de marzo de 1492, los Reyes Católicos emitieron el Edicto de Granada, el cual ordenaba la expulsión de todos los judíos de las Coronas de Castilla. Y de Aragón en un plazo máximo de cuatro meses.

En el año 2015, durante el mandato del Gobierno de Mariano Rajoy y con el consenso de todos los partidos políticos en el parlamento. España inició una iniciativa para otorgar la nacionalidad española a todos aquellos interesados que pudieran demostrar su ascendencia sefardí.

Investigaciones

Una de las herramientas más útiles que han encontrado los solicitantes. Para determinar si comenzar la investigación sobre su linaje han sido las listas de apellidos de origen sefardí.

Sin embargo, es importante señalar que encontrar tu apellido en una de estas listas no garantiza que efectivamente se posea ascendencia sefardí.

Así como tampoco lo es el hecho de que nuestro apellido no aparezca en ellas, lo cual tampoco prueba la falta de ese origen judío.

Aunque es bastante probable, ya que algunas estimaciones sugieren que al menos el 25% de los españoles tienen ascendencia judía. Y descienden de los sefarditas que permanecieron tras la expulsión masiva de 1492.

Españoles sin pertenencia nacional

En la España del año 1492, un número estimado de entre 50.000 y 200.000 individuos fueron forzados a abandonar su tierra natal.

Aquellos que optaron por quedarse comenzaron a integrarse en el colectivo de conversos. Mientras que aquellos que se negaron a renunciar a su fe partieron hacia otras regiones. Principalmente en la cuenca mediterránea, aunque también hubo quienes emigraron hacia otros países europeos.

Durante muchos siglos, los sefardíes estuvieron prácticamente ausentes. Sin embargo, estas comunidades de judíos españoles comenzaron a emerger el 6 de febrero de 1860, cuando las tropas españolas entraron en Tetuán.

Fue una sorpresa mayúscula cuando los soldados españoles fueron recibidos con palabras de bienvenida que resultaban sorprendentemente familiares.

Los sefardíes que habían encontrado refugio en estas comunidades conservaron un idioma único. Y ajeno a los estándares lingüísticos que se habían establecido tras su partida de la Península. Dando origen a una comunidad lingüística dispersa y heterogénea conocida como «ladino».

Hoy en día, son pocos los que dominan el idioma ladino. Existe una concentración significativa de hablantes de ladino en Israel, donde residen aproximadamente medio millón de sefardíes. Desde hace algunos años, incluso existe una Academia Nacional del Ladino en España, que se dedica a preservar y proteger este idioma.

La ley 12/2015

En el año 2015, el Gobierno de Mariano Rajoy aprobó una modificación del Código Civil. Para otorgar la nacionalidad española a todos los sefardíes que lo solicitaran. Y pudieran demostrar su ascendencia sefardí (permitiendo además conservar la nacionalidad de su país de residencia).

La Ley 12/2015 sobre concesión de la nacionalidad española a los sefardíes originarios de España. Establece que «la solicitud y presentación de documentos debe realizarse obligatoriamente.

A través de la plataforma electrónica habilitada al efecto por el Ministerio de Justicia… La concesión de la nacionalidad requiere que se justifique la condición de sefardí originario de España y la especial vinculación con España».

Sin embargo, esta no fue la primera ocasión en que los sucesivos gobiernos de España intentaron reparar la injusticia sufrida por los «españoles sin patria».

Por ejemplo, durante la dictadura de Primo de Rivera, el Directorio Militar aprobó el 20 de diciembre de 1924 un decreto similar al de 2015. «Sobre la concesión de nacionalidad española por carta de naturaleza a protegidos de origen español».

Dicho decreto estableció un plazo de seis años no prorrogables (hasta el 31 de diciembre de 1930) para que los sefardíes solicitaran la nacionalidad española. Sin embargo, la medida no pareció tener mucho éxito, ya que solo entre cuatro mil y cinco mil personas se acogieron al procedimiento.

Holocausto

Otro de los grandes movimientos migratorios de judíos sefardíes tuvo lugar durante la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto. A pesar de la afinidad de Franco con el Eje, con el tiempo surgió una discrepancia entre Madrid y Berlín, y un ejemplo de ello es la postura hacia la comunidad judía.

Según Israel Singer, presidente del Congreso Mundial Judío en 2005, «La España de Franco fue un refugio crucial para judíos que decidieron arriesgarse y escapar de la Francia de la libertad, igualdad y fraternidad.

No estoy justificando a Franco, pero durante la Segunda Guerra Mundial muchos judíos encontraron refugio en España y pasar por alto esto sería ignorar la historia».

Uno de los personajes más destacados de esta época es Ángel Sanz Briz. Más conocido como «el Ángel de Budapest», quien salvó a alrededor de 3.000 judíos entre octubre de 1944 y enero de 1945.

El franquismo

Durante uno de los períodos más mortales del Holocausto, donde ocurrieron 500.000 asesinatos en apenas 10 semanas.

En total, durante esos años, el Franquismo otorgó la nacionalidad española a unos 15.000 judíos, según Israel Singer. Esto marca la segunda mayor oleada de concesiones de nacionalidad española a judíos sefardíes, solo superada por la iniciativa de 2015, que concedió la nacionalidad a más de 36.000 personas.

Sin embargo, aún quedan muchas solicitudes pendientes de tramitación. Desde el inicio del proceso hasta su fecha límite el 1 de octubre de 2019, y la prórroga hasta el 1 de septiembre de 2021.

Se recibieron más de 150.000 solicitudes procedentes de 60 países distintos, siendo México y Venezuela los países con mayor actividad.

Durante 2021, se rechazaron 3.019 solicitudes, mientras que en 2020 solo se denegó una. Esto se explica en parte porque muchos de estos «rechazados» obtuvieron su certificación como sefardíes de manera cuestionable.

Tal es el caso de la Federación Judía de Nuevo México, donde se emitieron fraudulentamente alrededor de 20.000 certificados sin verificar adecuadamente el origen sefardí de los interesados.

Apellidos sefardíes

Claudia Martínez, una ciudadana mexicana que ha recuperado la nacionalidad de sus antepasados. Relata cómo en ciertas regiones las solicitudes se convirtieron en una verdadera avalancha.

Este fenómeno tuvo lugar en el municipio de su origen, San Pedro Garza García, ubicado en el área metropolitana de Monterrey, al noreste de México.

Según Martínez, de las 120.000 personas que residen en San Pedro, alrededor de 17.000 han solicitado la nacionalidad española.

«Las familias adineradas estaban muy preocupadas por la llegada de López Obrador. Y ver el pasaporte español como un salvavidas en caso de que México se enfrentara a una situación similar a la de Venezuela», explicaba la ahora «nueva» española.

Sin embargo, el caso de Claudia Martínez es solo uno entre muchos de aquellos que han redescubierto sus raíces sefardíes.

Uno de los principales impulsos que ha llevado a cientos de miles de personas en todo el mundo. A investigar sobre su ascendencia ha sido encontrar sus apellidos en una de estas listas, que incluyen algo más de 5.200 apellidos. Esto ha servido como punto de partida para profundizar en el conocimiento de su herencia.

Si tu apellido aparece en esta lista es posible que tengas origen Judío

  • A: Abraham, Acevedo, Acosta, Aguado, Aguiar, Aguilar, Alarcón, Alba, Aldana, Alcalá, Alegre, Alfonso, Alfaro, Almeida, Alonso, Álvarez, Amigo, Amado, Amaya, Aranda.
  • B: Baltasar, Báez, Barral, Barrios, Beato, Benavente, Benítez, Bernal, Bravo, Bueno, Bermejo.
  • C: Cabrera, Calvo, Camacho, Campo, Cantos, Carrasco, Carrillo, Carvajal, Castellanos.
  • D: Delgado, Diego, Díez, Díaz, Duque, Domínguez, Durán, Dorado, Duarte.
  • E: Enrique, Enríquez, Espejo, Esperanza, Espinosa, Escudero, Esteban.
  • F: Fajardo, Fernández, Ferrer, Ferrero, Figueroa, Flores, Fuentes, Fuertes.
  • G: Gálvez, García, Gato, Garzón, Gil, Gimeno, Giménez, Gómez, Granado, González, Gutiérrez.
  • H: Haro, Henríquez, Hernández, Heredia, Holgado, Herrera, Huerta, Hurtado.
  • I: Ibáñez, Israel, Izquierdo.
  • J: Jaén, Jiménez, Jimeno, Jorge, Juárez, Julián.
  • L: Lázaro, Leal, Lara, Larios, Leiva, León, Lima, Linares, Lobato, Lobo, López, Lorca, Lorenzo.
  • M: Madrid, Madrigal, Macías, Machado, Manuel, Márquez, Marchena, Marcos, Martínez, Marín.
  • N: Nájera, Navarro, Navas, Nieto, Núñez.
  • O: Ocampo, Ochoa, Olivos, Olmos, Oliva, Ordóñez, Olivares, Orellana, Ortega, Ortiz.
  • P: Pacheco, Padilla, Palma, Palomino, Pardo, Paredes, Pareja, Parra, Paz, Pascual, Pedraza, Pena, Pérez.
  • Q: Quirós, Quemada.
  • R: Ramírez, Ramos, Real, Rey, Reina, Ribera, Ricardo, Rivero, Robles, Roca, Rivas, Rodríguez, Ruiz.
  • S: Salgado, Salinas, Salas, Salazar, Salcedo, Salvador, Sánchez, Sancho, Serra, Serrano, Sierra, Silva.
  • T: Talavera, Toledo, Torre, Torres, Trigo.
  • U: Úbeda, Uría, Urrutia.
  • V: Valero, Valle, Vara, Varela, Vargas, Vázquez, Vega, Velázquez, Vera, Vergara, Villanueva, Vidal.
  • Z: Zalazar, Zaragoza, Zúñiga.

A tener en cuenta

Es importante destacar que poseer un apellido incluido en esta lista no garantiza automáticamente tener ascendencia sefardí. Del mismo modo, la ausencia de nuestro apellido en dicha lista no descarta la posibilidad de tener esta herencia, ya que es posible que el apellido se haya modificado o perdido a lo largo del tiempo.

Además, es importante considerar que algunos de estos apellidos no tienen origen judío. Sino que fueron adoptados por los sefardíes que tenían apellidos hebreos para ocultar su identidad en una sociedad medieval cerrada e intolerante.

Puede interesarte...

La visita del Príncipe de Gales a la Argentina en 1925

En el mes de agosto de 1925, Eduardo de Windsor, quien en ese entonces ostentaba ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *